Para cada familia, una oportunidad.

Ese es la frase que define el plan de viviendas que lanzó el gobierno de Mauricio Macri que planifica construir 120 mil casas y entregar 175 mil créditos hipotecarios subsidiados, al que no sólo se suma 450 millones en microcréditos sino la significativa oportunidad de generar empleo que esto conlleva.

Reproducimos aquí los textos explicativos sobre el tema que se publica en el sitio web de la Casa Rosada.

Con el objetivo de ofrecer a cada familia una oportunidad, el Plan propone construir 120.000 viviendas, dar 175.000 créditos subsidiados (incluyendo PROCREAR), entregar 300.000 títulos de propiedad, otorgar 456.000 microcréditos para refacciones y ayudar a que otro millón y medio de familias argentinas obtengan un crédito hipotecario en bancos públicos o privados.

Representa una inversión de $100.000 millones en cuatro años, la generación de más de 200.000 puestos de trabajo en todo el país y la reactivación de sectores industriales.

Uno de los focos del Gobierno Nacional en relación a este Plan será el cuidado del hábitat ya que la construcción de viviendas sólo es importante si está acompañada de infraestructura, presencia del Estado y un entorno urbano y espacio público de calidad.

Durante el 2016, el Plan de Vivienda tendrá como prioridad identificar y dar soluciones sustentables en los 100 lugares más vulnerables del país, ubicados en zonas fronterizas, rurales y de pueblos originarios.

Desarrollo del plan

  • Hábitat: Se darán soluciones sustentables en los 505 lugares más vulnerables, ubicados en zonas fronterizas, rurales y de pueblos originarios. Se urbanizarán 280 asentamientos, para que sean barrios con acceso a agua potable y cloacas, tengan calles con sus nombres, veredas iluminadas, espacios públicos y comunitarios de calidad.
  • Escrituras: Se trabajará con los institutos de vivienda locales para mejorar la entrega de las escrituras, se desarrollarán nuevos procesos para obtener los títulos de las viviendas y se trabajará en la creación de una ley nacional que unifique los procedimientos de regularización, haciendo énfasis en los procesos transparentes y eficaces. En las nuevas viviendas, se garantizará la titulación de las mismas al momento de la entrega.
  • Microcréditos: Se otorgarán microcréditos de hasta $15.000 que permitirán a la gente realizar remodelaciones en sus viviendas, incluso conectar sus hogares a las redes de gas o agua potable.
  • PROCREAR: Será relanzado en las próximas semanas con el objetivo de subsidiar el capital que se presta, pero no la tasa de interés. El sistema de adjudicación será a través de un sistema de puntaje transparente, no por sorteo, y tendrán prioridad las familias con hijos, con discapacidades, con déficit habitacional y de bajos ingresos, entre otras características.
  • Créditos hipotecarios: Los bancos públicos presentarán próximamente una línea nueva de créditos. Y los bancos privados (y algunos públicos) se están preparando para lanzar créditos en UVI (Unidad de Vivienda), una unidad de ahorro y crédito presentada recientemente por el Banco Central. El mercado hipotecario ha sido hasta ahora de muy difícil acceso pero muy ventajoso para quienes lograban ingresar, porque la inflación licuaba el peso de sus cuotas mensuales. Estos nuevos créditos buscarán bajar las barreras de entrada, para que todas las familias trabajadoras puedan acceder al crédito.
  • Inversión del sector privado en viviendas: Se desarrollarán asociaciones con el sector privado para invertir en conjunto en el desarrollo de viviendas económicas.

Desde un primer momento el Gobierno Nacional se comprometió con los gobernadores a estudiar caso por caso para regularizar la situación en todas las provincias y retomar las obras que están detenidas para terminarlas lo más rápido posible. En el camino hacia Pobreza Cero, el acceso a la vivienda es uno de los factores que más pueden acelerar ese recorrido.

Toda la información en:

http://www.casarosada.gob.ar/social/#vivienda