La situación económica en general y la inflación en particular y la situación del empleo aparecen -junto a otras- entre las principales preocupaciones de la gente. El respaldo con que cuenta el Gobierno tiene un fuerte tono condicional; hay apoyo, pero con intensa expectativa. Hay ansiedad por los resultados que no llegan.
Hay consenso en que muchas de las medidas adoptadas eran necesarias, pero no por ello su impacto es menor; las marchas y contramarchas denotan que las consecuencias no eran las previstas y que es necesario barajar y dar de nuevo. Pero la inercia inflacionaria es intensa. La recuperación de la economía y su solidez requieren una labor sostenida para controlar precios.
El Gobierno abrió el juego a una gran posibilidad de blanquear fondos no declarados ante el fisco. La medida es importante para canalizar fondos no regulares en una economía sedienta. La propuesta del blanqueo contempla distintos grados de penalidad. El hecho que la tasa de blanqueo sea cero exclusivamente para aquellas inversiones en títulos públicos denota que al Gobierno sólo le interesan los fondos frescos y no fortalecer la actividad inmobiliaria.
En cuanto a la dinámica, la cantidad de operaciones de compraventa relevadas por el Colegio de Escribanos de Buenos Aires muestran una mejora en marzo de 2016 al año anterior, ubicándose un 14,5% por encima. Pero por debajo de 2014 y 2013, y muy lejos de los años previos al cepo. Los precios, mantienen una dinámica similar desde la salida del cepo; es decir, cierta estabilidad. Los valores y las ofertas que aparecen en el mercado denotan que es el momento especial donde se pueden ver oportunidades únicas de buenos negocios. El Gobierno anuncia que el segundo semestre será el período en el que se verán los resultados de estos cambios; quedan menos de 15 días para que se inicie este período. Ese proceso se demorará y las herramientas, como los Créditos UVI, aún deben ser aceptados por el público. Estamos esperanzados en que los buenos tiempos están por llegar. Por ello planteamos cambios en la propuesta de blanqueo; hemos requerido al Gobierno que los agentes inmobiliarios sean partícipes del cambio, lanzando herramientas que deberían redundar en mejoras para el sector.
ámbito financiero/ noticias
Por: Alejandro Juan Bennazar- Presidente de la CIA
Publicado: miércoles 15 de junio