Iván Kerr, subsecretario de vivienda y desarrollo urbano se refirió al nuevo Procrear. Se aspira a enfrentar el problema del acceso a la vivienda de la clase media y los que tienen menos recursos.

Sábado 16 de julio de 2016. José Luis Cieri, LA NACION

Finalmente fue relanzado el plan que busca revitalizar y reducir el problema habitacional que vive nuestro país. El presidente Mauricio Macri anunció el Procrear ABC (Ahorro, Bonificación y Crédito), que piensa impulsar a los sectores inmobiliarios, de la construcción y la industria que motorizan la fabricación de materiales e insumos para la edificación. El nuevo esquema se diferencia del anterior en el acceso, ya que elimina el modo de sorteo y se suprime por un sistema de puntajes que prioriza los ingresos de la familia o el interesado.

Al respecto, Iván Kerr, el subsecretario de vivienda y desarrollo urbano de la Nación, que también integra el comité que diseñó el nuevo Procrear, precisó que “este plan nos va a ayudar a cubrir el déficit habitacional (estimado en 3.800.000 unidades). El plan subsidiará parte del monto de la casa, pero no subsidiará la tasa de interés (promedia el 5%). Los créditos estarán denominados en Unidades de Vivienda (UVI), que se ajustan por la inflación. El valor de la cuota inicial será similar al de un alquiler, haciéndolo accesible para sectores que antes no podían obtener un crédito hipotecario”.

“En esta etapa estamos destinando 5000 millones de pesos para el programa. A un promedio de 200.000 pesos de subsidio por familia, nos permitirá ofrecer una solución para 25.000 familias que podrán acceder a la casa propia”, amplió

Se estima que el nuevo plan tendrá más efecto en el interior que en la Capital y el Gran Buenos Aires, en donde el déficit de viviendas es menor. Se calcula que más allá de la Avenida General Paz esta distorsión supera por un amplio margen al problema de los que viven en Buenos Aires y cercanías.

Está dirigido a familias con ingresos formales de entre dos y cuatro salarios mínimos (entre 15.120 y 30.240 pesos a partir de septiembre) para una vivienda única familiar, nueva o usada, de hasta 1.500.000 de pesos. “Los créditos van a ser asignados de acuerdo a un sistema de puntaje transparente que prioriza a las familias que más lo necesitan, según su situación socioeconómica, la vulnerabilidad del área donde viven y el número de hijos menores o personas discapacitadas a cargo, entre otros factores”, detalló Kerr.

Uno de los temas que hubo que resolver de la anterior gestión es el acuerdo con las empresas constructoras ya que quedaron inconclusas casi 7000 unidades en distintos puntos del país. “Hubo que hacer un trabajo fino con las empresas y la Cámara Argentina de la Construcción y se pagaron 4000 millones de pesos de obras atrasadas que se ajustaron a un monto promedio de 10.000 pesos por m2”, contó el funcionario.

El Procrear ABA será financiado en un 50 por ciento por la Anses y el otro 50 por ciento desde el tesoro nacional. Por otro lado, el plan contempla en un futuro que se destine el financiamiento para construir, pero a un precio razonable y sustentable en el tiempo, para ello, una parte de un crédito que otorgaría el Banco Mundial iría para tal fin.

Ejemplos y escrituras

Por el momento se puede comprar una vivienda usada que sea apta crédito hipotecario por alguna entidad financiera regulada por el Banco Central. Hasta ahora ya confirmaron que lo ofrecerán a la gente los bancos Macro, Hipotecario, Ciudad, Galicia, entre otros .

“Una familia con hijos y con un ingreso familiar de $16.000, podría acceder a un crédito hipotecario a 15 años para una vivienda de $900.000 con una cuota inicial de 4000. Con un ahorro mayor al 10% mínimo podría comprar una vivienda de hasta un millón de pesos. Una familia con hijos con un ingreso familiar de $25.000 y un ahorro de $175.000 podría acceder a una vivienda de $1.165.725 a través de un crédito a 15 años con una cuota inicial de $6250. Con un ahorro mayor podría llegar a comprar una vivienda de hasta un millón y medio de pesos”, dijo Kerr.

“Otro desafío es lograr la regularización dominial y contribuir a que mucha gente también tenga su escritura”, concluyó.

Aspectos claves del formato


Cómo iniciarlo: la inscripción se hace en el sitio Web de la Anses. Hasta agosto, los interesados, podrán solicitarlo y durante septiembre se realizará la primera selección.


Bonificación

Se seleccionará: a los participantes y subsidiará parte del valor de la unidad. Los créditos los otorgan los bancos asociados. El gobierno aportará una bonificación de 100.000 a 300.000 pesos y las familias aportarán el 10% para unidades de hasta un millón de pesos. La cuota inicial tendrá un máximo del 25% de los ingresos del grupo familiar.

Más detalles sobre del plan


1 A quienes se dirige

Aplican tanto para el Titular como Cónyuge/Conviviente.

Está orientado a nacionalidad argentino o nacionalizado o extranjero con residencia permanente. La edad para quienes pueden acceder al Procrear ABA debe oscilar entre 18 y 55 años


2 Relación cuota/Ingreso

Antigüedad laboral mínima, 1 año, En relación de dependencia.

Como en independientes y monotributistas. La cuota mensual a pagar del crédito puede cubrir hasta un máximo del 25% del ingreso neto familiar


3 Vivienda única Familiar

Por ahora es para unidades usadas. Los solos o solteros pueden acceder, con o sin hijos, siempre que no tengan otros inmuebles

Escenario II

Un programa con opiniones optimistas y algunas dudas


El nuevo Procrear representa una inversión de 100.000 millones de pesos en cuatro años, generaría más de 200.000 puestos de trabajo y motorizará la construcción

El Procrear ABA (también ver página 4) tiene el objetivo de construir 120.000 viviendas, dar 175.000 créditos subsidiados, entregar 300.000 títulos de propiedad, otorgar microcréditos para refaccionar casas y ayudar a las familias para obtener un crédito hipotecario en bancos públicos o privados.

Al respecto del plan y como todo lanzamiento, varios protagonistas del sector emitieron su opinión. Héctor D’Odorico, presidente del Colegio Profesional Inmobiliario (Cucicba), dijo que el nuevo Procrear es una noticia positiva para la re activación de la actividad inmobiliaria ya que impulsará la venta de propiedades usadas y a estrenar especialmente en barrios ubicados al sur de la ciudad de Buenos Aires o zonas periféricas a los corredores más consolidados. Es un complemento ideal para las líneas de créditos hipotecarios ajustadas por inflación ya que cada una apunta a diferentes segmentos de la población”.

Mientras que el ingeniero Moisés Resnick Brenner, ex vicepresidente del Banco Hipotecario Nacional, indicó que “El Procrear utiliza los parámetros clásicos, pero hay que rescatar que el fondeo ya no es sólo de la Anses sino del Tesoro; además, financiará en forma inédita la compra de vivienda existente, como ya lo hicimos en 1984/5 en el plan de los Vavi en el Banco Provincia lo que brindará en forma inmediata el acceso a viviendas hoy vacías que integran según el Indec un 24 %”….

Con una visión más crítica, Marta Bekerman, presidenta de la Fundación Avanzar, dijo: “Nosotros celebramos el relanzamiento del Procrear pero lamentablemente está destinado a familia de ingresos medios y medios bajos. El tema es que en los barrios más carenciados la mayoría de la gente está fuera del sistema formal. Necesitamos un proyecto exclusivo para los pobres estructurales. En cualquier estrategia que quiera mejorar la distribución del ingreso, es muy importante que además de estos programas para la gente incluida en el sistema formal se desarrollen proyectos para sectores carenciados”.

En tanto que Ariel Wasserman, del BW-Group, precisó que el plan es muy interesante siempre que el dinero llegue donde tiene que llegar. “Pero aún, si todo funciona en regla, es una mínima parte. Lo ideal sería generar más planes crediticios y accesibles, con plazos extensos. Y es inevitable hablar en este contexto de la inflación, un tema que aterroriza a la gente cuando tiene que tomar la decisión de endeudarse. El cambio y la reactivación serán significativas cuando la inflación se mantenga en un solo dígito y esté controlada”.

Horacio Ludigliani, presidente de Ludigliani Desarrollo Inmobiliario, comentó que “es una herramienta clave para la clase media que se suma a los proyectos de los créditos hipotecarios del Banco Central y el Nación. La conjunción de estas opciones aparecen en el escenario de uno de los sectores mas postergados de la sociedad como una gran oportunidad para la casa propia. En cuanto al puntaje, considero que lo hace más transparente”.

Bruno Martino, desarrollador de Comarsa, dijo: “Veo al Procrear con mucho optimismo y que puede dinamizar el mercado toda vez que los desarrolladores aprendamos, podamos orientarnos y estructurarnos para atender esta nueva configuración de demanda que va a surgir. Veo favorable el cambio de esquema donde deja de ser desarrollador el Anses y pasa el Estado a subsidiar a quien lo necesite”.

Finalmente, Marcelo Santiago, director de Santiago Propiedades, expresó, que, “todos los créditos hipotecarios lanzados impulsarán las operaciones de inmuebles usados y a estrenar que se adecuen a los valores requeridos. El gran desafío del sector de la construcción y de las entidades bancarias es crear un instrumento que pueda utilizarse en la edificación, lo cual provocaría una revitalización de la actividad e inyectar más oferta”.