El plazo fijo en UVI es una manera de apostar al ladrillo porque esta “Unidad de Vivienda” rindió más hasta ahora que los Lebac, que el plazo fijo tradicional y el riesgo del dólar.

“La UVI es una milésima parte del valor del metro cuadrado y como la correlación entre la inflación y el índice de la construcción es muy alta, lo que se actualiza la inversión es casi equivalente a lo que se actualiza el valor de la propiedad. Es una manera indirecta de ahorrar en ladrillos.” explica la periodista Cecilia Boufflet hoy en La Nación.

“Por ejemplo, alguien que se compra un terreno y piensa en construir en un año con los ahorros que tiene, si guarda ese dinero en dólares corre el riesgo de que la inflación sea más alta que la devaluación. En cambio, si preserva ese dinero en UVI, el valor de compra se mantendrá intacto.”

En otro párrafo de la nota, el ejemplo: “Para los que ahorran para el largo plazo de manera más conservadora -es decir, ahorran y no están pensando en una ganancia o renta de la inversión- las UVI pueden ser también una buena herramienta. Y, en esa línea, el Central está pensando en crear un mecanismo para que también puedan abrirse cuentas a nombre de menores y fomentar así el ahorro desde la primera infancia, replicando el modelo de la libreta de ahorro.”

Fuente: http://www.lanacion.com.ar