Uno de los especialistas más reconocidos en el análisis, descripción de las ventajas y los pasos del blanqueo Daniel Lejtman fue entrevistado por Ismael Bermudez para iEco.

Reproducimos parte de la nota con los puntos más interesantes y que refieren específicamente al blanqueo de capitales y los bienes inmuebles.

…”Una vez realizado el blanqueo, ¿puedo disponer del dinero?

En principio, no. El dinero que viene “del colchón” debe permanecer depositado hasta el 31 de marzo, o por un plazo de 6 meses, si el depósito se realiza después del 1º de octubre. Pero se puede disponer del dinero antes si los fondos blanqueados se destinan a la compra de un inmueble, o de un bien mueble registrable, por ejemplo, un automóvil. Aquí es importante decir que si lo que se quiere es comprar un inmueble con dinero del blanqueo, no hay ningún beneficio ni tasa diferencial como hubo en blanqueos anteriores: hay que pagar el 10% por el dinero que se exterioriza, para luego destinarlo a la adquisición del Inmueble. También se puede disponer antes del dinero, para el pago del propio impuesto especial. En cambio, del dinero depositado en el exterior se puede disponer libre e inmediatamente desde su exteriorización.

¿Cómo blanqueo un inmueble?

Tanto para los inmuebles en el país como en el exterior, siempre que hubieran sido adquiridos con anterioridad al 22 de julio de 2016, la alícuota del impuesto especial es del 5%, para toda la vigencia del régimen, hasta el 31 de marzo. Ese 5% se toma sobre el valor de mercado del inmueble al 22 de julio, el que debe surgir de una tasación hecha por corredor matriculado o entidad bancaria o aseguradora. En el país, se exige que el profesional confirme la tasación en página web de AFIP; en el exterior, se piden dos tasaciones y se toma la mayor.

¿Hay alguna forma de evitar el costo del impuesto especial?

Existen tres alternativas. La primera es la suscripción de un bono argentino en dólares a 3 años, Bonar 0% 2019, intransferible, que no paga intereses. Para la suscripción de este bono hay plazo hasta el 30 de septiembre. La segunda es la suscripción del llamado “Bono Mágico”, o “3×1”, que es otro título argentino en dólares, Bonar 1% 2023, a 7 años, intransferible durante los primeros 4 años, que pagará una tasa anual del 1%. Se le dice “3×1” porque permite que por la suscripción de cada dolar, se “liberen” del pago del Impuesto Especial 3 dólares, quedando las dos terceras partes restantes para ser dispuestas “libremente” y sin el pago del impuesto especial. Este bono se va a poder suscribir hasta el 31 de diciembre, pero como la emisión global autorizada es de 5.000 millones de dólares, se supone que por el interés que ya despertó, dicho cupo se agote antes, con lo que lo podrán aprovechar los “madrugadores”. Por último, se puede optar por la suscripción o adquisición de cuotas partes de fondos comunes de inversión, destinados al financiamiento de proyectos de infraestructura, inversión productiva, inmobiliarios, energías renovables, entre otros. Para este tipo de inversiones hay tiempo hasta el 10 de marzo de 2017, los fondos deberán quedar invertidos en dichos instrumentos por un plazo no menor a 5 años y se evita el pago del impuesto especial por el importe de lo que se suscriba. Algo importante a considerar es que se puede hacer un “mix” de cualquiera de estas opciones.

¿Qué beneficio tiene entrar al blanqueo?

El beneficio es muy importante, ya que implica la liberación de todos los impuestos nacionales que hubiera correspondido abonar en relación con los bienes que se exteriorizan, sus intereses y las multas. Por ejemplo, un reclamo por impuestos evadidos, incluidas las multas que se gradúan entre 2 y 10 veces el monto del impuesto, puede alcanzar el 100% del valor de los bienes. También, produce la liberación respecto de la Ley Penal Tributaria, Penal Cambiaria y Aduanera. Y la AFIP no puede investigar hacia atrás; es decir, mira la “foto” que se presenta, pero no “la película”. Quedan dudas en cuanto a la adhesión de todas las provincias en relación con los impuestos provinciales, lo que lógicamente dotaría de mayor “seguridad jurídica” a quienes adhieran. Sin embargo, considero que aun cuando algunas provincias no acompañen este Régimen nacional, les será muy difícil determinar impuestos por los fondos que adhieran al blanqueo. También quedan dudas en cuanto a la posible investigación que haga la Unidad de Información Financiera (UIF), que investiga otros delitos y mantiene sus facultades para hacerlo. La ley mantiene todas las obligaciones de los “sujetos obligados” a reportar “operaciones sospechosas” –como bancos, escribanos–. Pero desde la reglamentación, se les pide que tengan un “ojo más crítico” en los casos en que se sospeche que el dinero proviene de actividades “ilícitas”, no así de la “evasión tributaria”, aunque en la práctica esta distinción puede resultar difícil. Así, se pide que cada situación se analice de acuerdo al “perfil del cliente” y sólo se reporten los casos que no se condigan con su “actividad habitual” y lo que esa persona declaró. Entiendo también que la UIF no dará abasto frente a una eventual “avalancha” de reportes, con lo que se abocará sólo a los casos más “sospechosos”, o “desproporcionados”.

¿Puedo blanquear una parte?

Este es un blanqueo “a todo o nada”. Esto significa que si en el futuro se detecta algún bien no declarado, además del reclamo impositivo relacionado con dicho bien, se pierden los beneficios del blanqueo realizado y se está ante la posible aplicación de la Ley Penal Tributaria.