Las escrituras firmadas en agosto aumentaron en total un 43,9% interanual. El 14,5% de ellas fueron efectuadas con créditos hipotecarios.

Esta fue la información que dio a conocer el Colegio de Escribanos de CABA. La nota del Cronista relata en detalle los resultados del informe incluyendo la opinión del presidente de la CIA que fue entrevistado al respecto. Después de atravesar uno de los peores momentos en la historia del mercado la concreción de escrituras es un indicador que muestra el inicio de una recuperación.

 

Las ventas de inmuebles en la Ciudad de Buenos Aires crecieron 44% en agosto respecto del mismo mes del año pasado. De acuerdo a los datos del Colegio de Escribanos porteño, se firmaron 4222 escrituras en el octavo mes del año mientras que en 2015 habían sido 2934.
Según el sector, el salto interanual se explica por razones vinculadas a un escenario de estabilidad del dólar y desaceleración de la inflación, expectativa de suba de precios de las propiedades. Todo esto lleva a anticipar operaciones y una demanda contenida que comienza a decidirse a invertir en ladrillos. Según los martilleros, se da con mayor acceso al crédito hipotecario. Coinciden además en que impacto por el blanqueo de capitales, “no hay”.
Al respecto, el presidente de la Cámara Inmobiliaria, Alejandro Bennazar, dijo a El Cronista que desde comienzos de año se esperaba que “agosto fuese un mes bisagra donde comenzara a verse un mayor incremento en la actividad”. Advirtió que el fuerte crecimiento que se observó -y que anticipa se repetirá en septiembre y octubre- nada tiene que ver con el blanqueo de capitales “porque no se ven operaciones efectivas de acuerdo a ese régimen”.
En cambio, lo adjudica a cuestiones cambiarias y a que “el mercado espera un crecimiento de los precios de los inmuebles cercano al 10%, por eso mucha gente que tenía el dinero guardado y necesidad u opción de compra, lo hizo”, dijo. Con los datos conocidos ayer, las ventas de propiedades porteñas acumularon en los ocho meses un alza de 13% en relación a igual período de 2015.
Para José Rozados, director de Reporte Inmobiliario, ese es el número que hay que observar para analizar la evolución del mercado realmente. “Un alza de 44% parece enorme, pero hay que tener en cuenta que se compara con agosto de 2015, que fue uno de los peores meses de la historia”, dijo. De hecho, hace 10 años la cantidad de escrituras que se firmaban mensualmente ascendía a 7000 (por ejemplo en 2005 fue de 7027) mientras que este año se cerraron 4222 operaciones en Capital en agosto.
En cuanto a montos, el valor de las operaciones fue en agosto de $ 8.650,3 millones, un repunte de 154,8% interanual en pesos. Se trata de el equivalente a u$s 582,9 millones, de acuerdo al tipo de cambio de cierre de mes que informa el Banco Nación. En esa moneda, el aumento fue de 58,6%, “similar a la variación de la paridad entre el peso y el dólar que fue de 60,6%”, aseguró el Colegio.
El monto de las transacciones totalizó en los primeros ocho meses una suba de 79,5% interanual, al alcanzar a
$ 40.338 millones. El informe también puntualizó que en agosto, las escrituras formalizadas con constitución de hipoteca bancaria fueron 613 casos, lo que significa un aumento de 135,8% comparado con las registradas un año antes, y de 46,3% respecto al mes anterior. “Representaron el equivalente a 11,8% del total‘ mientras que en valor significaron 13,1”, puntualizó el documento de la entidad.
En los primeros ocho meses del año, los actos realizados con el uso de la garantía hipotecaria sumaron 2.601, lo que significa un ascenso de 20,4% respecto de igual período del año anterior y alcanzaron una representatividad de 12,3%.
El estudio señaló también que en cuanto a los segmentos en los que dividen las operaciones basados en los montos involucrados, en agosto hubo una mayor concentración en la franja de más de $ 700.000, con una representatividad de 70,4% del total. En cambio, las escalas con valuaciones inferiores “perdieron casi 24 puntos porcentuales de relevancia” respecto a la que tenían en igual período de un año antes.