En la nota publicada hoy por iProfesional se analiza el impacto de un dólar “barato” y en consecuencia, en qué vuelcan los argentinos sus inversiones. Los inmuebles junto con los autos y los viajes son los preferidos.

Destacamos aquí el texto en lo que refiere al sector inmobiliario y de la construcción en sus párrafos más interesantes.

…La sociedad opta por adquirir bienes y servicios cuyos valores guardan correlación con el billete verde.

Sin cepo, con un dólar bajo control y a medida que aparecen nuevos instrumentos de financiamiento, el mercado del ladrillo está resurgiendo.

Por un lado, están incrementándose las operaciones de compraventa, pero también se están viendo nuevos proyectos tendientes a ampliar la oferta de metros cuadrados…

…El consenso de los analistas y desarrolladores es que el sector inmobiliario irá adquiriendo un mayor protagonismo, potenciado por dos factores:

-El caudal de dólares que recibirá producto del blanqueo.

-Los créditos hipotecarios promovidos por el BCRA y Banco Nación.

Por el lado de la oferta, los desarrolladores consultados por iProfesional dan cuenta de un notorio incremento en la cantidad de proyectos que han comenzado a gestarse. En la Ciudad de Buenos Aires, las estadísticas marcan un importante repunte en los permisos para construir.

“El aumento es muy fuerte con respecto al año pasado y viene a ser el mayor registrado desde el 2012”, expresa José Rozados, presidente de Reporte Inmobiliario.

En el primer semestre se gestionaron permisos para casi 480.000 m2, un 113% más que en el mismo lapso del 2015 (ver gráfico). Aun así, el mercado del ladrillo tiene potencial para crecer ya que este registro aun está un 35% por debajo del de 2012.

…De acuerdo con la consultora Abeceb, el futuro del rubro inmobiliario luce alentador: “La construcción captará inversiones por u$s1.760 millones anuales“, luego de que el país saliera de un cepo cambiario que castigó duro al sector.

Además, el rubro del ladrillo “se verá favorecido por el actual déficit habitacional, por el ingreso de capitales del blanqueo y por los nuevos instrumentos hipotecarios“, completa.

Al igual que Rozados, Danilo Antoniazzi, ex directivo de CEDU (Cámara Empresarial de Desarrolladores Urbanos) señala a iProfesional: “Existen muchos proyectos en carpeta que pronto serán lanzados y ya hay varias reservas para adquirir tierras”.

Gervasio Gopegui, experto en desarrollos urbanísticos, resalta que, a diferencia de años anteriores, ahora se están viendo emprendimientos muy grandes en ejecución.

Además, expresa que “se están comprando muchos terrenos y que los minoristas vienen incrementando su participación. Hay muy buenas perspectivas”.

Las líneas de créditos hipotecarios son de gran ayuda para el despegue. Y más lo serán en la medida en que se reduzca la inflación.

Los referentes del sector estiman que si el índice va en descenso, habrá un notorio crecimiento en la solicitud de los préstamos en UVI (Unidad de Vivienda).

También será más demandada la línea de financiamiento para la vivienda lanzada por el Nación que, a diferencia del anterior, no indexa las cuotas en base a la inflación sino al coeficiente de variación salarial.

A ello se suma el Procrear, que otorga un subsidio de la ANSES y un financiamiento bancario que se devuelve a través de cuotas ajustables en UVI. 

Damián Tabakman, experto en real estate, afirma: “En la medida en que las hipotecas despeguen, el segmento de clase media es el que más potencialidad de crecimiento tiene”.

No obstante, los especialistas advierten que la expectativa de un repunte del sector produjo un aumento de precios en dólares. 

Eduardo Costantini, mentor de Nordelta y uno de los principales referentes de esta actividad, da su visión respecto de lo que está sucediendo con los valores: “No veo una explosión del metro cuadrado, pero le va a ganar al dólar, tal como lo está haciendo ahora”.

En un escenario en el que los costos de construcción (en pesos) se mueven mayor velocidad que el alza del billete verde, el mercado observa que esos incrementos se están trasladando a las cotizaciones en moneda dura de los inmuebles.

Según Rozados, los precios en boca de pozo o de unidades a estrenar “están aumentando de forma notoria”.

El directivo da cuenta de que en algunas zonas premium de la Ciudad de Buenos Aires se registró un incremento de los departamentos del 14% en dólares durante el último año.

En tanto, en barrios de menor demanda, la suba ha sido de un 8% en  promedio. 

Si se tiene en cuenta que hace un año -producto del cepo- la referencia venía dada por el blue ($15,90 en octubre de 2015) y que hoy día el oficial se ubica por debajo ($15,40), se desprende que fue más negocio comprar ladrillos que moneda estadounidense.

Nota completa: http://www.iprofesional.com/notas/239568-Efecto-doacutelar-barato-argentinos-se-vuelcan-al-ladrillo-a-los-autos-premium-y-al-turismo-en-el-exterior?utm_source=iprofesional&utm_medium=autopromo&utm_content=emailMarketing&utm_campaign=NewsLetter