A raíz de la infinidad de consultas que recibimos por parte de los inquilinos acerca de cómo funciona actualmente la elaboración o renovación de los contratos de alquiler, la profesora del ICI, Dr. María Jimena Godino, detalla algunos tips a tener en cuenta.

Iremos publicando una serie de puntos clave en más de una entrega. En esta primera: Contratos de locación. Plazos

* Respecto a los plazos del contrato de locación, el Código Civil y Comercial vigente desde el 1 de agosto de 2015, aumentó notoriamente el plazo máximo a 20 años para el destino habitacional y 50 años para el resto de los destinos (el Código de Vélez lo fijaba en 10 años). Asimismo, fija el plazo mínimo en dos años para la locación cualquiera sea el destino (antes era dos años para vivienda y tres para el resto de los destinos).

* Se redujo el plazo máximo de la locación habitacional con fines de turismo o descanso en tres meses, estableciendo la presunción de que si el plazo del contrato supera los tres meses, no fue hecho con esos fines (antes el plazo máximo era de seis meses).

*No se especifica el plazo de preaviso con el que el locatario debe notificar su decisión de rescindir anticipadamente el contrato (antes dicho plazo era de 60 días).

* Las obligaciones del fiador cesan automáticamente al vencimiento del plazo de la locación, excepto la que derive de la no restitución en tiempo del inmueble locado. Se exige el consentimiento expreso del fiador para obligarse en la renovación o prórroga expresa o tácita, una vez vencido el plazo del contrato de locación.