Reproducimos la nota publicada en Clarin en la entrevista hecha a Alejandro Juan Bennazar, presidente de la CIA. Una retrospectiva de lo logrado y del futuro:

La primera idea que a cualquier emprendedor se le presenta es cómo superar lo ya logrado, aun con las restricciones y los inconvenientes que nos plantea nuestra economía.

Hay que ser honesto, nuestra profesión está formada por emprendedores naturales que sostienen sus proyectos a pesar de todas las complicaciones.

Sobre el año que pasó, podemos concluir que fue un ciclo de transición. Desde el inicio del nuevo gobierno planteamos nuestras visiones sobre lo que debería acontecer para refrescar y potenciar el mercado inmobiliario. Con gusto vimos nuevas herramientas en funcionamiento: los nuevos créditos hipotecarios UVI, la Ley del Blanqueo, la ampliación del ProCRear, fondos comunes de inversión para proyectos inmobiliarios, entre otras medidas donde tuvimos el honor de ser parte. Además, se dieron una serie de noticias positivas: por fin se revirtió la tendencia a la baja de las ventas inmobiliarias, de a poco volvemos a crecer, nuestro sector lentamente se reactivó, los créditos comenzaron a aflorar, los proyectos de nuevos desarrollos empiezan a mover sus estructuras, nuevos inversores se acercan, conformando así un ciclo de claras noticias positivas, no solo novedosas sino también desafiantes por los nuevos modelos de negocios.

Mirá también: 2016 terminó con signos de reactivación

Hoy nos enfrentamos a nuevos escenarios, herramientas y tecnologías que cambiaron el paradigma de los negocios.

A nivel regulatorio aún quedan mejoras por delante, cambios en la ley de alquileres, las reformas impositivas, la posible regulación de un mercado de la vivienda similar al modelo uruguayo, la creación de elementos financieros de ahorro para sectores medios y bajos.

Puntualmente, en el caso de la Ley de Alquileres no cederemos un ápice sobre un punto clave: la posibilidad que la intermediación inmobiliaria sea realizada por un tercero. Nuestra posición es firme, esta intervención solo puede ser realizada por un agente matriculado profesional.

Asumimos que hay mucho trabajo por hacer. Bienvenido sea, sostenemos el precepto de aglutinarnos y en la diversidad encontrar formas creativas de hacer buenos negocios, generar empleo y por qué no, adoptar una mirada más amplia para reactivar un área central de la economía de nuestro país. Como siempre decimos en la Cámara; nuestros límites son nuestras propias convicciones y deseos, depende absolutamente de nosotros.