Los números oficiales reflejan el crecimiento en la demanda por los créditos hipotecarios . Según el BCRA, en junio se otorgaron préstamos a personas físicas por un total de $ 3717 millones en todo el país. Dentro de ese segmento, las entidades públicas concentran la mayor participación. En conjunto, los bancos Nación , Provincia y Ciudad otorgaron el 64,6% de ese total ($ 2403 millones).

El mes pasado, a su vez, fue el tercero con crecimiento en este rubro. En mayo, de acuerdo con los datos oficiales, habían sido $ 3207 millones, con una participación del 75% para los bancos públicos, mientras que en abril las hipotecas otorgadas habían alcanzado un total de $ 2200 millones (las entidades públicas concedieron el 68,8%).

“La mejora de la situación macroeconómica es un factor clave que posibilita prestar a más largo plazo”, comentó a LA NACION Juan Curutchet, presidente del Banco Provincia. “La baja de la inflación combinada con la sensación en la gente de que va a seguir bajando genera un aumento de la confianza que se traduce en una demanda creciente”, añadió.

De acuerdo con los datos del ejecutivo, en la actualidad asciende a $ 1,3 millones el monto promedio de los créditos hipotecarios que entrega el Banco Provincia. “Cuando los plazos eran hasta 20 años, el promedio era de $ 1 millón. Haber extendido hasta 30 años permitió ampliar esos montos por la mejora en la calificación de los postulantes”, explicó Curutchet.

El escenario, sumado a la adopción del esquema de las UVAs, a su vez, permitió ampliar la base de clientes con capacidad de recibir una hipoteca. Según el presidente del Banco Provincia, hoy la mayoría de quienes resultan asignados con un crédito en la entidad tienen ingresos familiares conjuntos de entre $ 20.000 y $ 40.000 mensuales.

Por otro lado, el análisis de los montos de este año frente a los del año pasado ilustran la rápida expansión del mercado de créditos hipotecarios. Los $ 3717 millones de junio de 2017 sextuplican, en términos nominales, los $ 558 millones que se habían asignado en junio de 2016.

“El principal desafío hoy es cómo sostener la demanda, que no se daba desde antes de la crisis de 2001. Hay una recuperación de enorme importancia y el año que viene va a ser mejor. Vamos a tener que plantear cómo fortalecer el fondeo de los bancos para sostener ese crecimiento. A medida que la moneda argentina se fortalezca, se va a consolidar la demanda de créditos”, concluyó Curutchet, quien aseguró que los depósitos privados en el Provincia crecieron un 4,6% en junio.

Fuente: Diario La Nación