El Gobierno estima que se colocarán 50.000 créditos hipotecarios hasta fin de este año y que ese número se triplicará en 2018. Así lo explicó a la nacion el secretario de Servicios Financieros, Leandro Cuccioli, quien proyectó que para 2023 se podrían llegar a entregar un millón de préstamos de ese tipo. En cifras, hasta el mes pasado se habían otorgado algo más de 15.000 créditos por $ 19.967 millones, lo que muestra el crecimiento de esta alternativa para la vivienda.

“El crédito hipotecario es sustentable”, dijo el funcionario en el décimo piso del Palacio de Hacienda.

Las cifras del Banco Central reflejan que los préstamos hipotecarios llegaban a $ 397 millones en enero de 2016; un año después, a $ 1611 millones (ya con el aporte de $ 588 millones de créditos con UVA), y a fines del mes pasado, a $ 5085 millones ($ 3915 millones con UVA). Los créditos ajustables por UVA comenzaron en mayo de 2016 con $ 2 millones y acumularon $ 13.994 millones a fines de julio último.

IMAGEN LA NACION

Las cifras oficiales marcan que del total de préstamos (convencionales más ajustables por UVA) el Banco Nación (con $ 13.292 millones) otorgó la mayor cantidad entre enero de 2016 y fines del mes pasado, seguido por el Provincia ($ 4390 millones), el Ciudad ($ 4176 millones), el Santander ($ 1701 millones), el Macro ($ 1523 millones), el Galicia ($ 1399 millones) y el Banco de Córdoba ($ 854 millones).

El 98% de los créditos del Santander fueron ajustables por UVA; en el caso del Provincia, el 89%; en el Galicia, el 77%; en el Ciudad, el 60%; en el Banco de Córdoba, el 30%, y en el Nación, el 12%. Esta entidad pública se sumó a este plan desde abril, a partir de la presidencia de Javier González Fraga.

De todos modos, pese a que muchos en el mercado hablan de “boom del crédito”, en el ministerio que conduce Luis Caputo son realistas, porque el stock arrancó en niveles muy bajos en términos regionales. Mientras la relación crédito hipotecario/PBI es del 77,1% en los Estados Unidos, en la Argentina llega a sólo el 0,8%. En Chile este ratio es del 23,8%; en Brasil, del 8,5%; en Colombia, del 6,1%, y en Paraguay, del 3,4 por ciento. El total de créditos en relación con el PBI es del 152% en los EE.UU. y del 14% en la Argentina.

Pero por el crecimiento importante de la demanda en los últimos 18 meses del crédito hipotecario, Finanzas también quiere fomentar la oferta, y por eso, en el marco del trabajo de coordinación que la cartera realiza con los bancos Nación, Provincia y Ciudad -cuyos titulares se reúnen al menos una vez al mes con Caputo y Cuccioli-, se están fomentando los préstamos a los desarrolladores inmobiliarios. “La idea es financiar al desarrollador en 36 meses, a partir de la circular del Banco Central que habilitó esta iniciativa. Ya salieron el Ciudad y el Nación, mientras que el Provincia está por salir. Además, esperamos que los privados se sumen rápidamente”, explicó Cuccioli.

El funcionario explicó que “hay mucho interés de los desarrolladores, y a los compradores les permitirá sacar un crédito con el boleto, o si es desde el pozo, con una serie de requisitos”.

Cuccioli, ingeniero industrial y con un MBA de la Stanford Graduate School of Business, descartó que las UVA -que se ajustan por inflación- puedan desembocar en un proceso similar a la circular 1050, ocurrido en la dictadura, cuando los créditos se volvieron impagables para los deudores, ya que se ajustaban por la tasa de interés de corto plazo. En cambio, estos préstamos actuales se ajustan por inflación y la cuota no puede superar el 25% del salario. Si la inflación superara en más de 10 puntos porcentuales el salario, los créditos incluyen una cláusula que obliga al banco a extender el plazo de repago. Al respecto, subrayó que “si se observa una serie larga los salarios terminan superando a la inflación”.

Ayer, un grupo de desarrolladores inmobiliarios se reunió con el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, para expresarle su apoyo a la circular 6250 de la entidad, que permitió comenzar a otorgar créditos contra entrega de boletos.

Optimista, el presidente del Grupo Monarca, Gonzalo Monarca, dijo a la nacion que “con esta normativa del Banco Central el mercado va a crecer en forma exponencial porque la gente va a poder elegir la propiedad que quiera y, a diferencia de lo que ocurre con las propiedades usadas, traccionará mucho el empleo en la construcción”.

Monarca dijo que, en el encuentro con Sturzenegger, “se elogió mucho lo que hizo el Gobierno y le pedimos además que haya un registro de los boletos para tener más seguridad” al tomarlo como garantía de los créditos.

El presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina, Alejandro Bennazar, sostuvo que “hasta ahora, con todas las líneas de crédito, vemos una continuidad en el crecimiento del mercado, más allá del movimiento con el dólar, porque se concretaron las operaciones pendientes”. A la vez, sugirió que “se pueden seguir haciendo aportes, por ejemplo ayudando a la gente con dificultades para acceder al capital que tiene que anticipar al banco con algún sistema de ahorro previo”.

En tanto, el presidente del Colegio de Escribanos, Carlos Allende, dijo que “el crédito para las propiedades crecerá si baja la inflación y el dólar se mantiene estable; si hay una devaluación fuerte atentará contra este objetivo”. En este sentido, sostuvo que, en las últimas semanas, con la depreciación del peso y la inminencia de las elecciones, “las operaciones de compra se estancaron”.

Las Razones de un boom

Dos causas confluyen para explicar la creciente demanda de préstamos hipotecarios en los últimos meses. Por un lado, la escasa oferta, durante muchos años, de financiación accesible; por el otro, el persistente déficit habitacional del país, profundizado precisamente por la baja penetración del crédito hipotecario. La Subsecretaría de Vivienda habla de un déficit habitacional cuantitativo de 1.619.000 unidades.

Fuente: Diario La Nación

http://www.lanacion.com.ar/2051609-esperan-llegar-a-50000-creditos-hipotecarios-a-fines-de-este-ano