Salvo alguna excepción, prácticamente ningún banco trasladó hasta ahora la baja de la alícuota de Ingresos Brutos a las cuotas de los créditos hipotecarios que tenían en cartera, lo que generó gran malestar en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y en el Banco Central (BCRA).

La Ciudad bajó en mayo pasado la alícuota de Ingresos Brutos que aplica sobre los intereses de las hipotecas del 7 al 1,5 por ciento. La baja, que también se replicó en la provincia de Buenos Aires, además de otras jurisdicciones, tenía como objeto fomentar el negocio hipotecario de los nuevos créditos indexados por UVA (Unidad de Valor Adquisitivo). Se estimaba entonces que las cuotas de los créditos podían bajar entre un 10 y un 15% a partir de la medida.

La norma, además, no sólo dejaba abierta la posibilidad de trasladar la baja del impuesto a las tasas de los nuevos créditos, cosa que la mayoría de las entidades financieras hizo en distinta proporción, sino también al stock de préstamos que tuvieran en cartera.

Y aunque el compromiso con el regulador en la mayoría de los casos sería cumplir con la norma, la realidad es que, en privado, muchos bancos reconocen que es muy difícil revisar uno por uno los créditos ya otorgados para recalcularles los nuevos intereses. Y es que los bancos no sólo tienen en cartera préstamos a tasa variable, sino que también hay hipotecas a tasa fija que pueden tener no menos de una década.

De hecho, pese a que ya pasaron casi cuatro meses desde que se sancionó la ley con la baja de la alícuota, casi ningún banco privado la aplicó para sus créditos ya otorgados. El tema, confiaron fuentes del mercado a LA NACION, fue incluso materia de debate en los últimos días dentro de algunas cámaras bancarias.

En el sistema, de acuerdo con datos del Banco Central, hay hipotecas por $ 87.621 millones. Después de estar completamente paralizado por años, el crédito para la vivienda adquirió un fuerte impulso en los últimos meses, con el avance de los nuevos préstamos indexados por UVA, que es la unidad que creó el BCRA para seguir la evolución de la inflación.

Sólo el mes pasado se colocaron préstamos ajustables por inflación por $ 6035 millones; el 70% fueron emitidos por los tres principales bancos estatales. Desde que se presentaron las hipotecas UVA, en enero de 2016, se desembolsaron créditos por más de $ 21.000 millones.

Fuente: Diario La Nación

http://www.lanacion.com.ar/2060851-malestar-de-la-ciudad-y-el-bcra-con-bancos-por-el-costo-de-las-hipotecas