Algunos administradores de fondos comunes cerrados del blanqueo que planean la construcción de edificios de viviendas están negociando con los bancos aumenten la financiación con créditos hipotecarios UVA de unidades que aún están en etapa inicial de desarrollo.

Uno de estos casos es el del proyecto “CasasArg I”, el complejo de edificios que será construido por un fondo cerrado con recursos del blanqueo que administra Allaria Ledesma.

Juan Politti, vicepresidente de la firma, señaló que hay conversaciones avanzadas con el Banco Ciudad, el Nación y algunos privados. “Los créditos que necesitamos están en línea con el anuncio del Banco Nación para financiar préstamos para la compra de unidades desde el pozo“, aseguró.

“Al que hoy tramita un crédito el banco se le dice que compre algo que ya está terminado, pero en nuestro caso aún no hay nada hecho, recién se están haciendo los trabajos de suelo”, explicó. Según dijo, el primer escollo que encontraron de los bancos fue entender que el desarrollador no era en este caso un actor tradicional sino un fondo común de inversión.

Hoy existe una línea de créditos UVA para adquirir viviendas desde el pozo, destinada a quienes no tengan el colchón de ahorro necesario que equivale al 20% del valor de la propiedad. En este caso, el banco le presta al cliente a medida que el desarrollo avance, pero la unidad tiene que ser vendida en su totalidad previa adjudicación del crédito.

El usuario final podrá comprar estas unidades desde el pozo mediante un crédito de hasta $ 3,5 millones a 30 años atado a la inflación, siempre y cuando sea para vivienda única.

También existe una línea UVA para desarrolladores, con plazos de hasta 72 meses, con los primeros 36 meses de gracia en capital e intereses. Los desarrollos deben ser de viviendas que, como máximo, estén valuadas en $ 2 millones. Hay entidades que ofrecen financiar hasta el 100 % de la obra y si se termina antes de los tres años se bonifican 100 puntos básicos de tasa.

Fuente : Diario Clarín