La mayor oferta de créditos hipotecarios y a plazos más largos permitió sostener la demanda de viviendas y, así, los precios de los inmuebles porteños aumentaron en dólares por encima de la inflación.

Como resultado, Buenos Aires está entre las ciudades más caras de América latina para comprar un inmueble: se situó 4º en un ranking de 15 ciudades de 10 países, con un precio promedio de u$s 2842 por metro cuadrado (m2). Sólo fue superada por los precios de Río de Janeiro (u$s 3961), Santiago de Chile (u$s 3352) y Montevideo (u$s 2933), según el Relevamiento Inmobiliario de América Latina (RIAL), del Centro de Investigación en Finanzas (CIF) de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT).

cronista

En tanto, entre las ciudades más baratas para adquirir un inmueble en dólares se destaca sobre todo Caracas (Venezuela), con u$s 512 el m2; Guadalajara (México), con u$s 1135 y Quito (Ecuador), con u$s 1379.

El estudio se realizó a partir de los precios pedidos en sitios web de avisos clasificados de inmuebles (en el caso local, ZonaProp), no en función de los precios efectivamente pagados. Es el primer estudio que realiza el CIF de este tipo, con lo cual aún no hay datos históricos homogéneos comparativos.

Se tomaron valores de barrios representativos en las diferentes ciudades, comparables a los porteños de Barrio Norte, Belgrano, Caballito y Recoleta.

Las ciudades argentinas también se destacaron por estar entre las que más ajustaron sus precios entre marzo y septiembre de este año, junto a México DF, exceptuando el caso particular de Caracas, que subió más pero sólo en bolívares.

Mientras en México DF el m2 de inmuebles aumentó 22,2% en dólares y 11,2% en moneda local real, en Rosario el alza fue de 13,4% en la divisa norteamericana y de 14,6% en pesos, ajustados por inflación. En tanto, en Córdoba se ajustaron un 12,9% en dólares y 14% en pesos y en Buenos Aires, 6,9% y 8%, respectivamente, entre marzo y septiembre de este año. En promedio, en la región el m2 se valorizó 4,7% en dólares y 2,1% en monedas locales reales.

El aumento es muy notable en moneda local, ajustada por inflación. Las personas, por una cuestión sociológica, cotizan las propiedades en dólares, no debería ser así. Deberían hacerlo en pesos ajustados por inflación. En pesos los valores subieron un 10% por encima de la inflación. En condiciones normales, la demanda se retrae o los compradores tratan de negociar mejor. Pero hay créditos en oferta y el Banco Nación extendió los plazos hasta 30 años para que la gente pueda pagar esos precios, explicó Juan José Cruces, director del Centro de Investigación en Finanzas.

En condiciones normales, los altos precios enfrían a la demanda, como sucedió con el cepo y luego con la devaluación. No se enfrió por el auge crediticio. Los precios están por encima de lo que deberían, pero la gente está ávida por comprar, sobre todo cuando lo hace para una vivienda propia. Por los precios, no es momento de comprar inmuebles, sino de venderlos, destacó Cruces.

Los alquileres, según el economista, no son caros aunque así lo parezcan. Hoy es más caro comprar que alquilar, a diferencia de los que sucedía en otras décadas. Los que compran lo hacen por un tema cultural y de protección familiar, de tener su vivienda propia. Pero las vivienda están muy caras en el mundo por un tema de tasas. Conviene alquilar porque es más barato en términos históricos e invertir en bonos por ejemplo, dijo.

Por eso mismo, para Cruces, se frenó la compra de inmuebles como inversión, para alquilar. Más si se tiene en cuenta que se está tratando una ley que protege más a inquilinos y daña a los propietarios. De aprobarse, la inversión en inmuebles ya no sería segura. Hay que cuidar a los inversores, destacó.

Por el momento, la demandaría continuaría firme. Los bancos cuentan con dinero para otorgar préstamos hipotecarios por 18 meses más, según el Banco Central. Así que por una cuestión cultural la demanda seguirá convalidando esos valores, mientras haya créditos. Subieron mucho los terrenos baldíos y muchas obras frenadas se reactivaron, se reactivó la construcción, explicó Cruces.

Fuente: Cronista.com

https://www.cronista.com/negocios/Oferta-de-creditos-convalida-la-suba-inmobiliaria-de-Buenos-Aires-cuarta-ciudad-mas-cara-del-continente-20171020-0049.html