El gobierno nacional ha convocado a gobernadores, parlamentarios, dirigentes empresariales, gremiales, judiciales y religiosos con el fin de informarles su propuesta de reformas en las áreas: tributaria, laboral, judicial, educativa y electoral. Estas reformas persiguen “aggiornar” a nuestro país en la legislación que rigen sus diversas actividades socio-económicas, frente a los cambios en sus hábitos de vida; comportamientos sociales; expectativa de vida; requerimientos de “mentes de obra” en lugar de manos de obra; nuevas especialidades laborales, entre otros.
Las grandes empresas requieren hoy especialistas en la formación de equipos creativos; en implementar un cambio organizacional; en coaching ontológico. Las universidades, a la vanguardia de satisfacer los requerimientos que estos cambios proponen, ofrecen especialidades tales como “psicólogo especializado en desarrollo y cambio organizacional” ó “Coaching ejecutivo individual y grupal”.
La sociedad cambia. Especialmente en la clase media se advierten nuevas preferencias; nuevas prioridades. El modernismo la pone frente a nuevas decisiones: habitacionales; tiempo del ocio; inversión vs. ahorro; factores ecológicos; elementos de comunicación; cuidado de la salud; proyección laboral/profesional.
El empresario inmobiliario debe comprender la complejidad que originan estas modificaciones en la clase socio-económica-cultural, que conforma la mayoría de sus clientes, activos o posibles. Y muy ventajoso será que los pueda anticipar. Es tiempo entonces de reformular la gestión, evaluando:
La comunicación externa: El o los medios utilizados habitualmente son los apropiados? El mensaje que se transmite está acorde al público “target”? Origina la imagen que se pretende irradiar? Se mantiene una política de seguimiento?
La comunicación interna: Se establece un sistemático canal de información que permite a todo el personal estar “al día” con los temas de más trascendencia o mayor incidencia para la tarea? Se llevan a cabo reuniones sistemáticas con todo el personal? Se aplica la capacitación permanente, tanto en lo operativo como en lo específico a su tarea?
El sistema de venta: El tradicional se ha fortalecido con una mayor capacitación del personal? Se implementa un sistema “pro-activo” de venta, proponiendo oportunidades a la cartera de clientes, tales como créditos hipotecarios; nuevos productos que ingresan; ampliación de cartera de mercadería; incorporación de otras especialidades? Se incorpora el sistema “on line” con las características propias que esta herramienta exige? Se capacita y entrena al personal de venta “on line” para su eficiente desempeño?
El monitoreo de la gestión: Se aplica el sistema de objetivos cuanti-cualitativos por personal y general? Se evalúan los resultados semanalmente con todo el personal? Se trabaja sobre aplicación de medidas correctivas en casos de déficits ostensibles? Se otorgan estímulos por superación de objetivos?
Estas pretenden ser sugerencias para una aplicación en lo inmediato. En la próxima presentaré otras más apropiadas a las estrategias empresarias que todo titular de inmobiliarias debe atender.

Octubre 2017                                                                                          Prof. Jorge Aurelio Alonso