Antes del final del período legislativo, el oficialismo decidió dar tratamiento al proyecto de ley Alquileres y modificar la media sanción que el Senado votó a fines del año pasado por unanimidad. Los cambios incorporados alteran el espíritu original de la iniciativa que era impulsada por el Frente Nacional de Inquilinos.

“El nuevo texto mantiene en dos años -y no en tres como la propuesta original- la duración de los contratos y propone diversos tipos de garantías”

Los diputados de la comisión de Legislación General, liderados por Daniel Lipovetzky (PRO), dictaminaron con modificaciones la media sanciónque reforma el Código Civil y Comercial de la Nación respecto de los contratos de locaciones urbanas, por lo cual deberá volver en revisión al Senado. No obstante, el macrista anunció que el texto quedó abierto a nuevos cambios que se van a incorporar en el debate en particular en el recinto. Podría tratarse en las sesiones del 22, 23 o 29 próximo.

El dictamen, que cuenta con el apoyo del gobierno nacional, recibió el respaldo de la mayoría de los diputados del bloque oficialista. No obstante, firmaron en disidencia los radicales Ricardo Alfonsín, Carla Carrizo y Brenda Austin, el macrista Pablo Tonelli y el massista Frente Renovador, quienes impulsan más modificaciones. En tanto, el FpV-PJ presentó un dictamen de minoría respetando el texto aprobado por unanimidad en la Cámara alta.

Si este nuevo texto se aprueba en las próximas semanas, el Senado deberá sesionar para refrendarlo, lo que podría producirse recién en diciembre, durante el período de sesiones extraordinarias que pedirá abrir el presidente Mauricio Macri, o recién el próximo año con la nueva conformación del Congreso.

LA NUEVA PROPUESTA:

“Creemos que es una ley equilibrada, que protege al sector más débil de la relación, que es el inquilino, pero tampoco desalienta la oferta de inmuebles, que en definitiva terminaría perjudicando a las propias personas que desean encontrar su vivienda”, aseguró Lipovetzky al defender el nuevo texto. Mientras que la senadora Silvina García Larraburu (PJ-FpV), autora del proyecto original, rechazó el dictamen de Diputados y advirtió que “no se respetó el pedido de más de 6.5 millones de familias inquilinas de llevar a tres años los contratos de alquiler ni tampoco el requerimiento de un índice de actualización promedio entre inflación y salarios”.

“El valor de los alquileres se actualizará de manera anual en base a la inflación del Indec. De esta manera, se limitan los abusos de las inmobiliarias que imponen ajustes semestrales”

Es que, entre los principales cambios incorporados al dictamen, se mantiene en dos años la duración de los contratos de locación que se utiliza en la actualidad contradiciendo la redacción del Senado. En tanto, se establece que el valor de los alquileres se actualizará de manera anual en base al Índice de Precios al Consumidor (IPC) del INDEC . De esta manera, se limitan los abusos de las inmobiliarias que imponen ajustes semestrales del monto, pero los incrementos serán al ritmo de la inflación sin tener en cuenta los salarios.

El dictamen, además, amplía los instrumentos de garantía que servirán al inquilino para ingresar a una propiedad: garantía real, aval bancario, seguro de caución; garantía personal del locatario o del fiador, que se documentará con recibo de sueldo, certificado de ingresos, o cualquier otro medio fehaciente; y cualquier otra que resulte satisfactoria a criterio del locador.

Otro artículo fija que, en caso de destino habitacional, al inquilino no se le podrá pedir un depósito mayor a un mes; y cuando se realice la renovación de contrato “las comisiones u honorarios no podrán superar el valor de medio mes de alquiler”. Por otra parte, las reparaciones de la vivienda ya no estarán a cargo del propietario sino a cargo del inquilino, mientras que los impuestos que gravan la propiedad seguirán a cargo del propietario.

El propietario podrá incluir una cláusula al contrato que obligue a los inquilinos a tener que avisar con seis meses de antelación si se quiere rescindir el contrato. Si no se hace deberá pagar el medio año. Hoy no hace falta avisar con antelación. En tanto, la negociación previa ya no es de 60 días sino de 30; es decir que si un mes antes de que finalice el contrato de alquiler las partes no llegan a un acuerdo, el inquilino tendrá muy poco tiempo para encontrar otra vivienda.

Fuente Diario La Nación

http://www.lanacion.com.ar/2083284-cuales-son-los-cambios-en-la-ley-de-alquileres