Los bancos públicos hicieron punta en el negocio de créditos hipotecarios indexados, pero poco a poco los grandes bancos privados están empezando a quitarse la modorra y a demostrar su potencia comercial. En los primeros 15 días de diciembre, por primera vez desde que se largó la carrera de las hipotecas indexadas con la UVA -la unidad que creó el Banco Central para ajustar los préstamos por inflación-, la colocación de nuevos préstamos creció en entidades privadas a una velocidad seis veces mayor que en las públicas.

“Los ingresos y las solicitudes de nuevos créditos hipotecarios crecieron en noviembre un 80% con respecto a octubre. Y en diciembre sigue la misma tendencia”, ilustró Guillermo Mansilla, responsable de banca minorista del Banco Hipotecario. “En nuestro caso, esto se está dando porque hemos hecho ajustes en la oferta de producto: hemos incrementado el monto máximo a $ 5 millones, mejoramos el plazo de 20 a 30 años y llevamos la relación cuota-ingreso del 25 al 30%. También subimos del 75 al 80% el porcentaje de la vivienda que estamos prestando”, detalló.

Para Leandro Cuccioli, secretario de Servicios Financieros del Ministerio de Finanzas, la aceleración del negocio entre las entidades privadas no es sólo una cuestión de azar. Considera que lo más probable es que en 2018 el mercado de hipotecas “tenga una impronta más privada” y que los bancos públicos, que hasta ahora tuvieron un rol de “punta de lanza”, estén más estables.

Fuente