El negocio inmobiliario estuvo apuntalado en los últimos meses por el boom del crédito hipotecario. Pero el sector tuvo una pequeña ayuda adicional por parte del mercado laboral. Pese al incremento de los precios de las viviendas, hacia el cierre de 2017 los salarios superaron levemente el encarecimiento de los departamentos, de acuerdo con un estudio de la UADE. En otros términos: se necesitaron menos sueldos para comprar el mismo inmueble que en 2016.

Un año atrás, en octubre de 2016, el sueldo promedio permitía comprar 0,413% de un metro cuadrado y se necesitaban 121 salarios. Y, en enero de 2016, aún más: 143 sueldos.

La misma tendencia se repite en otros casos. Un cuatro ambientes de 100 m2 en igual zona demandó en octubre de 2017 240 sueldos, en octubre de 2016, 242, y en enero de 2016, 286.

En diálogo con LA NACION, el coordinador del Instituto de Economía de la Fundación UADE, Jorge del Aguila, explicó que, en el período comprendido entre octubre de 2016 y octubre de 2017, las tres variables involucradas -salarios, dólar y costo de construcción- subieron de una manera similar. “A principios de 2016, había aumentado mucho el costo de construcción, pero luego se estabilizó. Las tres variables subieron más o menos en la misma proporción: el salario promedio, un 14%; el tipo de cambio nominal, 15% y el costo del m2, 12% para los departamentos usados y 13% para los nuevos”, resumió.

Con estos números, se regresó a los niveles de capacidad de compra de 2010, después de la pérdida de poder adquisitivo de enero de 2016 -post salida del cepo cambiario y la devaluación- en que un sueldo promedio compraba un 0,35% de un m2.

El especialista en real state y director de Orlando J. Ferreres y Asociados, Marcelo Plana, detalló que hay dos componentes que determinan el precio de los departamentos: el costo de construcción -que va y viene, de acuerdo con la inflación y el dólar- y el valor del terreno, que aumenta porque es un bien escaso.

Del lado de los sueldos, en tanto, dijo que aumentan si se incrementa la productividad de la economía, algo que, según él, no está sucediendo en la Argentina y es lo que provoca el desfasaje frente al precio de las propiedades en una serie temporal más larga.

Según la serie que ellos manejan del costo de un departamento promedio en la Capital Federal, y que se remonta a 1977, el valor de la propiedad ha aumentado un 5% por año.

Fuente:Diario La Nación

https://www.lanacion.com.ar/2119604-cuantos-sueldos-se-necesitan-para-comprar-un-tres-ambientes