Quienes estaban cerca de concretar el sueño de la casa propia vivieron una pesadilla cambiaria en los últimos días por la oscilación del peso en su relación con el dólar. Desde el 24 de abril hasta el viernes pasado, último día de la semana con operaciones en el mercado cambiario, la moneda local se devaluó un 8,5%. Eso derivó en que quien tenía el equivalente en pesos a US$100.000, una cifra con la que se puede comprar un departamento de dos ambientes en la ciudad de Buenos Aires, necesitara a fines de esta semana $174.000 más para alcanzar el monto en dólares de la propiedad. La brecha es mucho mayor cuando se trata de unidades más caras.

Una propiedad de US$100.000 representa, en precio promedio apto crédito, unos 41,5 metros cuadrados en Villa Devoto, unos 32 metros cuadrados en Belgrano y unos 21,9 metros cuadrados en Puerto Madero, de acuerdo con un relevamiento del sitio Properati. El 24 de abril, un día antes de la intervención récord de US$1471,7 millones, el dólar minorista se vendía a $20,54 y se necesitaban $2.054.000 para adquirir una vivienda equivalente. El viernes pasado, ese monto ascendió a $2.228.000. En otras palabras: de concretarse una operación, el comprador debería salir a buscar $174.000 adicionales.

Este monto es considerablemente menor que el que se necesitó el jueves de esta semana. En una jornada en la que el dólar trepó hasta los $23, el monto extra necesario para adquirir una unidad de US$100.000 era de $246.000. La diferencia de $72.000 ilustra la volatilidad del tipo de cambio en una semana corta pero complicada.

En el caso de las propiedades de US$250.000, el equivalente en pesos el pasado martes era de 5.135.000, y 11 días después, fue de 5.570.000, lo que significó un monto extra de $435.000. Aquellos que escrituraron esta semana, entonces, debieron salir a negociar un tipo de cambio “intermedio” con sus respectivos bancos, o a buscar recursos. Para las propiedades de US$150.000, se precisaron juntar $261.000 más y para las de US$200.000, $348.000 adicionales.

La volatilidad cambiaria tuvo en vilo a quienes estaban por escriturar (o estaban por animarse a hacerlo) con un crédito. José Rozados, presidente de Reporte Inmobiliario, explicó que el problema existe sobre todo para quienes adquieren propiedades en la Capital Federal o en el Gran Buenos Aires, donde las unidades están valuadas en dólares, y en menor medida para algunos lugares del interior del país.

“El consejo más sensato en este momento es que aquel que tome un crédito tenga bien presente que, si asume una deuda en UVA, eso no se licuará con el tiempo. Y que, cuando esa persona firme un boleto o una reserva atada a la cotización en dólares, sea consciente de que asume un riesgo”, dijo. Recomendó estar “preparado mentalmente” para esa situación en la medida en que la macroeconomía “no esté definitivamente acomodada”.

Para quienes todavía lo están consultando con la almohada, Rozados recomendó asegurarse de estar preparado económicamente para asumir la diferencia en pesos, ante una posible devaluación. Es decir, es mejor no asumir un crédito si se está al límite de los ingresos. Consultado por la posibilidad de que la volatilidad desacelere la demanda de hipotecas, opinó que es “otro factor desfavorable” que se suma al alza de tasas en los préstamos del Banco Nación, que entró este mes. Tampoco cree que se establezca una compensación: “En el corto plazo es difícil pensar que, con devaluación, bajen los valores en dólares de las propiedades”, concluyó.

Cautela, la clave antes de cerrar una transacción

US$100.000

Para un monto equivalente a unos 41,5 m2 en Devoto, los compradores deberían desembolsar $174.000 más

US$150.000

Para un dos ambientes chico en el barrio de Recoleta, el monto extra requerido sería de $261.000

US$200.000

$348.000 pesos adicionales serían necesarios para llegar al valor de un tres ambientes en Palermo

US$250.000

50 metros cuadrados en Puerto Madero o 100 en Devoto: para este monto,el “extra” sería de $435.000

Preparación

Debe tenerse en cuenta que, cuando uno firma un boleto o una reserva atada a la cotización en dólares, se asume un riesgo

Negociaciones

Una alternativa que recomiendan los analistas es sentarse con el ejecutivo del banco que da el crédito y pedir un “precio intermedio” del dólar.

Fuente: Diario La Nación

https://www.lanacion.com.ar/2131834-la-volatilidad-complico-las-operaciones-de-credito