Pese a la devaluación, subió en dólares en los últimos seis meses, según un informe de la Universidad Di Tella. Sólo es superada por Santiago de Chile.

A la hora de vender una vivienda, los propietarios porteños van a contramano de la región. Mientras que en Latinoamérica el metro cuadrado en dólares está en baja, el precio aumentó en Buenos Aires, que se convirtió así en la segunda ciudad latinoamericana más cara para comprar un inmueble. La capital argentina mostró además la mayor suba del precio en moneda local en la región: un 60% en el último semestre.

El dato es del Centro de Investigación de Finanzas (CIF) de la Universidad Di Tella, que en su Relevamiento Inmobiliario de América Latina (RIAL) semestral reporta el precio del metro cuadrado de departamentos en barrios de 14 ciudades de nueve países latinoamericanos. Los barrios seleccionados fueron los “típicamente habitados por jóvenes profesionales”, según los analistas, que en Buenos Aires son Belgrano, Caballito, Recoleta y Barrio Norte -entendido este último como Recoleta y parte de Palermo, hasta la avenida Scalabrini Ortiz. Se tomaron en cuenta los precios pedidos entre marzo y septiembre de este año en páginas de avisos clasificados de inmuebles, la mayoría de la empresa Navent, que aquí es ZonaProp.

En promedio, los precios aumentaron 13,6% en moneda local en Latinoamérica. En Buenos Aires, en cambio, ese valor trepó al 60,6%, ayudado en gran parte por la reciente devaluación. De esa manera, quedó primera en ese ranking de moneda local.

Esto impacta en la rentabilidad de los alquileres, “porque el valor de venta aumentó por la devaluación, mientras que el de alquiler sube por la inflación”, explica José Rozados, de la consultora Reporte Inmobiliario.

En dólares, en tanto, el precio del metro cuadrado en Latinoamérica cayó un 4,1%, mientras que en la capital argentina ese valor -lejos de descender- subió un 0,4%, y se ubicó en US$ 3.105. De esa manera, Buenos Aires quedó segunda en la región en esa moneda, sólo superada por Santiago de Chile (US$ 3.272) y seguida por Montevideo (US$ 3.080) y Río de Janeiro (US$ 2.886). “Por la devaluación, uno esperaría que los valores bajaran un poco en dólares. Esta situación hace muy difícil comprar una casa”, opina Nicolás García Aramouni, licenciado en Economía Empresarial y uno de los analistas del CIF que elaboraron el informe.

Sin embargo, resaltan otros especialistas, los propietarios porteños analizados no tienen apuro por vender, y por lo tanto, rebajan muy poco. “Sólo se extendió un poco el margen de negociación entre el precio de publicación y el que cierra el trato, en apenas un 5%”, precisa Tomás Seeber, director de la inmobiliaria RG Montes, con sede en Recoleta. “Esos propietarios no están endeudados y tienen latente la crisis de 2001, en que el valor de los inmuebles cayó mucho -describe-. Por eso ahora defienden sus bienes a capa y espada y no quieren saber nada con bajar los precios drásticamente. Si no pueden vender las propiedades, las retiran del mercado”.

Pero no todo es estrategia y especulación: también juegan un rol clave los aumentos en los costos de construcción de los últimos años. “Fueron escalando cada vez más por la suba inflacionaria y lo quieto que estaba el tipo de cambio. A su vez, subió el valor de la tierra. Y el incremento en los departamentos nuevos retroalimentó el de los usados”, precisa Iván Chomer, director ejecutivo del Grupo Chomer, con desarrollos inmobiliarios en las zonas porteñas relevadas.

Justamente los barrios seleccionados en el estudio son, también, los más caros en términos generales. De acuerdo al último informe de Reporte Inmobiliario, presentado en agosto, el precio promedio del metro cuadrado en un departamento usado de dos o tres ambientes es de $ 3.495 en Recoleta, $ 3.380 en Belgrano, $3.280 en Palermo y $ 2.695 en Caballito. Los más baratos son Parque Patricios, a $ 2.000; y Parque Chacabuco, a $ 2.145.A sólo un mes de la devaluación, “es demasiado pronto para saber si el mercado se ajustará de forma de que bajen los precios”, aclara García Aramouni. Pero todo parece indicar que Buenos Aires no se contagiará de la tendencia en baja de Latinoamérica. “Si el dólar sigue en torno a los $ 40 y la inflación no se dispara, tendremos un dólar real muy parecido al previo a la devaluación y entonces no bajará la propiedad, porque todo el mercado habrá ajustado los precios hacia arriba”.

Muy por el contrario, si hay cambios serán hacia arriba: “En caso de que el dólar siga en torno a los $ 40 pero la inflación no pare, el costo de la construcción subirá y eso impactará en los valores de venta”, opina Chomer.

Fuente: Diario Clarín

https://www.clarin.com/ciudades/buenos-aires-encarece-precio-metro-cuadrado-segundo-alto-region_0_UmxOH7sgW.html