La actividad está lejos del panorama prometedor con el que arrancó el año.

Las empresas desarrolladoras del sector inmobiliario atraviesan un año que arrancó con las mejores expectativas positivas por el boom de los créditos hipotecarios y va a cerrar con una caída de la actividad que, según estiman, será mayor que la esperada para el resto de la economía. En este contexto, buscan alternativas para poder salir de la crisis.

“El año pasado presentamos el inicio de lo que llamamos la década de la vivienda, donde teníamos las mejores expectativas. Con la búsqueda de políticas de Estado que tengan coherencia y consistencia para que la ciudadanía tuviera un acceso a la vivienda“, señaló Gustavo Llambías, vicepresidente de la Asociación Empresaria de la Vivienda, en la apertura del 8º Coloquio de la institución.

Hoy, la actividad está lejos del panorama prometedor con el que arrancó el año. “Los créditos UVA estaban produciendo una revolución en el mercado. Y en este momento, con una inflación del 40% el crédito hipotecario es inviable. En la Argentina no logramos que el sector tenga el desarrollo que debería tener“, agregó Llambías y reclamó que el Gobierno vuelva a poner foco en el sector.

El empresario advirtió que las perspectivas del negocio son malas y que, por la falta de crédito, las firmas del sector volverán a apostar al mismo público de hace 20 años: personas que pueden pagar una propiedad en el tiempo que tarda en construirse. También señaló que la actividad de la construcción amplifica los ciclos. “Cuando el país crece 3 puntos,  la construcción crece 10. Pero cuando el ciclo es negativo, la caída es mayor. Es matemático y pasa en todo el mundo”, explicó.

La mirada del sector es que esta nueva crisis los obliga nuevamente a reciclarse de forma forzosa. “Toda crisis aporta oportunidades. Si la demanda genuina queda rezagada, siempre existe el mercado de poder adquisitivo más alto, que busca un refugio para sus ahorros”, indicó Miguel Camps, presidente de la asociación y titular de la empresa Argencons.

Lucas Salim, CEO del Grupo Proaco de Córdoba y directivo de la CEDUC, detalló que en esa provincia se mide un índice de la actividad basado en 45 desarrolladoras con base 100 en 2010. El máximo de actividad se dio un 2011, previo al cepo cambiario, y hoy está un 45% por debajo. “Qué lejos estamos quedando de los años que supuestamente eran buenos”, se lamentó.

A su turno, Damián Tabakman, presidente de CEDU (Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos), señaló que las diferentes cámaras y asociaciones están armando proyectos sectoriales —con una agenda urgente— para presentar a los candidatos a las próximas elecciones.

Argentina tiene un déficit de 1,2 millones de viviendas nuevas pero se construyen unas 200.000 por año, según precisaron los empresarios. “El mercado podría ser cinco veces más grande”, proyectaron.

La solución es ir a los negocios de nicho. En Santa Fe hay un cordón agroindustrial y los excedente del campo se vuelcan a las propiedades como resguardo de valor”, destacó Leandro Rinaldi, empresario santafesino.

Fuente: IProfesional

https://www.infobae.com/economia/finanzas-y-negocios/2018/11/21/las-desarrolladoras-inmobiliarias-buscan-una-salida-a-la-crisis-del-sector/?fbclid=IwAR0quH0Orxbhzec-QprV71EBMtzgFdDFvbMTo1HFMP6rXV5lYSaSNxJtXYI