Un conjunto de viviendas en La Matanza, desarrollado por alumnos de la FADU UBA, suma al programa equipamiento comercial y talleres de oficios, y privilegia los espacios de encuentro para la comunidad. 

Memoria descriptiva

El conjunto de viviendas, ubicado en el partido de La Matanza, propone disminuir el ritmo para vivir el espacio común. Reconoce que el transitar diario puede ser la excusa ideal para generar un momento de calidad entre los vecinos. Para crear oportunidades de encuentro se disponen espacios de uso común que fomentan la apropiación de los habitantes. Como consecuencia, las relaciones que se producen permiten el desarrollo de los lazos sociales necesarios para la conformación de un sentido de comunidad.

Ubicando balcones estratégicamente junto a las principales circulaciones del edificio, se invita a los residentes a hacer uso del espacio común, a expandir su habitar fuera de sus viviendas individuales. De esta manera, se propician encuentros casuales donde un saludo lleva a una conversación y ésta a conocerse.

El proyecto se organiza brindando la planta baja para un uso completamente público, ubicando los comercios sobre la calle Ombú, de carácter peatonal. Los talleres, en cambio, se disponen en un espacio de mayor tranquilidad, hacia el interior de la manzana.

En los niveles superiores se agrupan las viviendas, para que sus moradores disfruten de la tranquilidad y privacidad que brinda la altura.

La implementación del ladrillo y el hierro negro refleja el pasado industrial y reconoce la historia e identidad del barrio, incorporándola en un proyecto que propone fortalecer los vínculos entre los vecinos para construir un tejido de relaciones humanas.

Comentario docente

Desde sus inicios, en nuestro Taller todos los niveles trabajan juntos en una zona degradada o falta de un ordenamiento, de CABA o GBA. Esta vez fue el turno de San Justo, La Matanza.

En Arquitectura 3 de la Cátedra Molina y Vedia/ Sorín (Gombinsky – Schifani) realizamos tres ejercicios a lo largo del año.El primero es la reelaboración de una plaza o espacio público de baja escala como primera aproximación a una intervención urbana.Luego, un conjunto de viviendas promovidas por el Estado.Y el tercero, un edificio público.

Estos ejercicios se realizan sobre un mismo territorio, en general una manzana atípica, donde se busca acercar a los estudiantes a las problemáticas urbanas y el desarrollo de una arquitectura respetuosa de la ciudad.

De esta manera, se abordan temas como el espacio público, la mixtura funcional, los espacios verdes, la identidad barrial, la problemática de la vivienda y otros conceptos de Proyecto Urbano que en los siguientes niveles de la carrera irán profundizando.

El conjunto de viviendas posee un programa que alberga un sum y equipamiento que consta de talleres de oficios y comercios. Esta combinación de usos, una de las mayores dificultades que deben resolver los alumnos, se encuentra en la relación público-privado y el carácter público de la planta baja.

En el taller promovemos el desarrollo de ideas capaces de generar una arquitectura que conmueva, rica espacialmente pero lejos de excesos formales; que sea óptima desde lo funcional, construible, contemporánea y cuyo espíritu se encuentre en la vida, en lo social y en lo humano.

Fuente: Diario Clarín

https://www.clarin.com/arq/recuperar-espacios-comunes-vecindario_0_r2Hb9Qveo.html