La estrategia de compañías ligadas al sector inmobiliario para agilizar los procesos, asegurar la posición de compradores y vendedores y atraer a una mayor porción del mercado.

Alquilar, comprar o vender un inmueble sigue resultando un proceso engorroso, largo y muchas veces costoso en Argentina. La comparación con otros países resulta en ese sentido casi inevitable y, en nuestro caso, muy poco favorable para el mercado inmobiliario local aún muy ligado a sistemas tradicionales a los que es difícil introducir modificaciones que ayuden a su desburocratización.

Desde el punto de vista de los brokers inmobiliarios existen empresas que buscan eficientizar sus procesos, facilitándoles a sus clientes las operaciones.

Altgelt Negocios Inmobiliarios es un ejemplo de ello. Francisco Altgelt, su vicepresidente, cree que “la agilidad en la comunicación con el cliente es fundamental” y por ello, “hace algunos años implementamos un alerta de llamadas: cada vez que ingresa una consulta por un inmueble, el propietario recibe de forma automática un mensaje en su correo electrónico. Esto nos permite estar comunicados permanentemente con el cliente”.

Aunque el esfuerzo por implementar cambios es importante, Altgelt piensa que “el proceso inmobiliario es muy tradicional y poco amigable con las innovaciones tecnológicas. Sería más fácil tomar reservas digitales o firmar contratos digitales. Habría que desburocratizar el sistema. Hay empresas que ya están pensando en simplificar el proceso de compra venta o de alquiler. Si bien hay trabas legales, están buscando la disrupción. Nosotros actualmente estamos trabajando en un nuevo CRM que nos permita estar más cerca del cliente”.

En línea con esta opinión, y preocupados por la falta de dinamismo en el mercado inmobiliario, desde Century 21 Argentina también se encuentran trabajando en la aplicación de nuevas tecnologías para mejorar su relación con los clientes y prospectos.

Francisco Prince, encargado del departamento de Tecnología de Century 21 Argentina, se refiere a la manera en la que la empresa busca optimizar los procesos, mediante un CRM que facilita la difusión de las propiedades ingresadas en diferentes buscadores y portales dedicados exclusivamente a bienes raíces, como Argenprop, Mercado libre, Zonaprop, Properati, etcétera. “Además, ofrecemos la posibilidad de generar diferentes piezas publicitarias dado que tenemos implementado carpetas con contenido exclusivo para cada oficina de la red”.

Para Prince, “en el sistema tradicional falta mucha profesionalización del uso de herramientas tecnológicas. Creemos que con la correcta utilización de las mismas mejoraría en forma sustancial el tiempo de respuesta a los clientes”.

Otro punto conflictivo y que genera innumerables trabas burocráticas es el cumplimiento del requisito de garantía propietaria a la hora de alquilar un inmueble. Un instrumento que ayuda a agilizar este procedimiento es la llamada garantía de fianza que, a pesar de no ser novedosa, aún se encuentra poco difundida en nuestro país.

Para Oscar Lema, Presidente de FINAER, “La tecnología aplicada en nuestro proceso ha sido mucha y ha ido creciendo. Hay partes en las que está muy optimizada. En nuestro caso, el primer paso es la solicitud de la garantía: esta etapa puede hacerse completamente mediante nuestra web y se solicita al usuario que adjunte cierta información, es decir que se puede gestionar íntegramente a través de esta plataforma. En el siguiente paso, que es el de la calificación, la tecnología ha sido también un factor muy importante”.

La garantía de fianza “permite optimizar tiempos, evitando el traslado a una oficina comercial. Si el solicitante aprovecha las herramientas tecnológicas que le brindamos optimiza mucho los tiempos de gestión y de movilización. En un mercado como el inmobiliario, si bien hay una tendencia a la incorporación de la tecnología o herramientas más modernas como la fianza, teniendo en cuenta la totalidad de las inmobiliarias que hay, diría que sólo un tercio se ha encaminado a aplicar la tecnología en sus propios negocios. Es decir que es un mercado en el que aún falta mucho por hacer”, concluye.

Otro rubro en el que la utilización de tecnología puede ayudar de manera decisiva a la optimización de los procesos es en la administración de consorcios y barrios privados donde la multiplicidad de tareas a coordinar requiere de herramientas que sirvan de soporte.

Simple Solutions es una aplicación y sistema de comunicación web diseñado para canalizar y simplificar la gestión de barrios cerrados y consorcios. Su CEO, Tomás Ramos Mejía considera que “hay un cambio cultural que ya se encuentra en marcha y lentamente los administradores se van adaptando a las nuevas demandas porque si no saben que pueden quedar fuera del mercado”.

A través de la implementación de esta herramienta, “los clientes simplifican y agilizan los procesos, logrando un ahorro significativo de tiempos y costos. Generalmente estos procesos habían sido diseñados y pensados hace muchísimos años y no se fueron aggiornando. Nuestra propuesta genera además un significativo y comprobado ahorro de costos. El propietario pasa a tener los medios necesarios para realizar un montón de gestiones en forma ‘automática’ sin depender de los horarios o la respuesta del administrador: consultar un reglamento, realizar un descargo a una infracción, ver el seguimiento de la obra, ver las tareas a realizar en el consorcio, reservar un espacio común, ver el estado de su cuenta corriente, pre-autorizar los invitados a su casa, entre muchísimas opciones más”, concluye Ramos Mejía.

Fuente: Diario Clarín

https://www.clarin.com/arq/arquitectura/tecnologia-aliada-cuidar-clientes_0_ceLTYYHYl.html