Los inquilinos van a seguir sufriendo los considerables aumentos: para mayo, la actualización estará rondando el 55%.

Arrancó el mes de mayo con aumentos en las cuotas de los colegios privados, los alquileres y la medicina prepaga, entre otras cosas.

Sobre los alquileres, según se informó a nivel nacional, la Comisión de Legislación General de la Cámara de Diputados realizó una nueva ronda de consultas sobre la reforma a la ley de alquileres, en la que persistieron profundas diferencias ya que mientras las entidades de defensa de los inquilinos piden mantener la actual norma, los martilleros, corredores inmobiliarios y propietarios piden cambiar la extensión de los contratos y su actualización anual. En ese marco, los inquilinos van a seguir sufriendo los considerables aumentos: para mayo, la actualización estará rondando el 55%.

El dato fue aportado por el Foro Profesional Inmobiliario que no tardó en señalar la escasez de inmuebles para alquilar: tanto en departamentos como en casas. Muchos propietarios aguardan el avance del debate sobre la Ley de Alquileres antes de poner sus propiedades en alquiler. El duro impacto para los bolsillos de los inquilinos está relacionado por el dato de inflación de marzo que elevó las expectativas para el resto del año.

Oferta escasa
El corredor público Maximiliano Tamola, indicó a La Verdad que “quien vaya renovar un nuevo contrato de alquiler no estaría dentro de la ley de alquileres, pero sí dentro de la ley de indexación interanual para contratos celebrados entre mayo de 2021 al 30 de abril de 2022. El aumento que arrojó el Banco Central es de 53.9%. Es difícil el rol que nos compete, pero es una realidad ajena a nosotros los corredores inmobiliarios. Las cámaras inmobiliarias no estuvieron de acuerdo al principio con esto y hoy se está viendo el resultado”.

“Ante esto, los inquilinos se encuentran en situaciones difíciles, porque la ley retrajo mucho la oferta y si no renueva en la vivienda donde se encuentra tiene que salir a buscar otra y no hay. Hay poca oferta tanto en casas como en departamentos. La problemática es lamentable para las familias. El problema de fondo son los aumentos, en todos los ámbitos, que se vienen dando”, explicó.

Venta
Luego, en cuanto a la venta de inmuebles, dijo que “acá se da a la inversa, hay mucha oferta. Muchos propietarios, al ver que esta ley impacta en los bolsillos y no se ve rentabilidad, deciden poner el inmueble a la venta. Esta realidad se da en todo el país, el problema habitacional viene de años y esta nueva ley, sancionada en 2020, vino a complejizar la situación”.

Puntos sensibles
Acerca de las modificaciones en la ley, Tamola explicó que “se están revisando dos puntos sensibles: uno es reducir el plazo mínimo legal de 3 años a 2 y que los aumentos pasen de ser anuales a semestrales”.

Por Redacción Grupo La Verdad

Fuente: LaVerdadOnline